22 abril, 2019

Jacques Morelenbaum: “La música es energía puramente creativa, y todo eso es lo mismo que el amor”

Para el prolífico y talentoso violonchelista brasileño, el fenómeno musical es el resultado de la vibración de un lugar materializado. “Todo -dice en esta entrevista- es luz; la física demuestra que todo es vibración”

Después de un largo día de ensayos bajo el sol junto a Carlinhos Brown y la sinfónica de Bahía, su voz, más bien gruesa, no da señales de cansancio. Todo lo contrario. Sus palabras, en un español más que fluido, no transpiran otra cosa que entusiasmo. Jacques Morelenbaum es vida, celebración y energía pura, bien brasileña. De tanto en tanto, el descomunal violoncelista se confunde algunos artículos o vocablos y los reemplaza por los de su portugués natal. Pero no más que eso. Hay un hombre culto, cortés, vanguardista y de gran refinamiento del otro lado del teléfono.  Es un jueves de finales de octubre, por la noche.

El domingo participaría de un recital multitudinario en Salvador, al aire libre, en la concha acústica del Teatro Castro Alves.
Luego, daría un concierto a trío en Buenos Aires. Como amante de la música popular brasileña, y especialmente de la obra de Caetano Veloso, yo ya conocía bien de cerca la prolífica trayectoria del gran Morelenbaum. Lo había escuchado en tantas grabaciones junto a infinidad de artistas, y otras tantas en vivo, en teatros porteños, siempre con enorme fascinación por su talento como intérprete, arreglador y director musical. Los cuarenta y tantos minutos de conversación telefónica con él los recuerdo ahora como uno de esos inolvidables momentos que nos regala la vida. La entrevista, que comparto debajo, se publicó en octubre de 2007.

—————————————————————

Jacques Morelenbaum es uno de esos pocos seres que podrían definirse, paradójicamente, por la imposibilidad para definirlos.
El mismo lo confiesa, a pesar del tedio que le producen los rótulos: “A veces, especialmente cuando arreglo temas, siento que estoy trabajando con colores, como si fuera un pintor; es que la música también tiene sus colores y hay que saber cómo combinarlos”. Sus palabras llegan a Buenos Aires desde la habitación 1005 del Tropical Hotel da Bahia. “La verdad es que para mí sería muy aburrido hacer una sola cosa -dice, como jugando-. Tal vez por eso no me guste definirme ni limitarme a una única actividad; siempre me interesaron las múltiples formas de expresión”.

“A veces, especialmente cuando arreglo temas, siento que estoy trabajando con colores, como si fuera un pintor; es que la música también tiene sus colores y hay que saber cómo combinarlos”.

Reconocido popularmente como el violonchelista, director y arreglador musical de Caetano Veloso desde 1992, y por haber tocado diez años nada menos que junto a Tom Jobim, Morelenbaum produjo más de 45 discos -entre los que se destacan Tom canta Vinicius y Passarim-, compuso la música de diversas bandas sonoras de películas, como Orfeo do Carnaval y Central do Brasil, y participó en más de 500 producciones discográficas de artistas brasileños e internacionales, entre los que se destacan Gal Costa, Gilberto Gil, María Bethania, Milton Nascimento, Chico Buarque, Ivan Lins, Marisa Monti, Sting, David Byrne y el pianista japonés Ryuichi Sakamoto.

Su talento también es decididamente múltiple. “De la misma forma que de chiquito me encantaba ir al teatro a escuchar las óperas que interpretaban mis padres, ambos concertistas, asimismo me emocionaba cuando escuchaba música popular brasileña en la radio de la secretaria o de la cocinera de mi casa. Y después, en mi época de adolescencia, me emocionaba con igual intensidad escuchando temas de Los Beatles”, cuenta este carioca formado en el prestigioso New England Conservatory de Boston, y que recientemente ha expandido su genio artístico escribiendo arreglos y orquestaciones para Madredeus, Cesaria Evoria y Clara Montes.

-Hablando de emociones: ¿Qué músicos lo han hecho vibrar últimamente? -Hoy, por ejemplo, Carlinhos Brown. Pasé toda la mañana y la tarde junto a él, preparando un concierto popular al aire libre con la orquesta sinfónica de Bahía, interpretando sus propias composiciones y además un poco de Villa Lobos. Y este universo musical es lo que me está emocionando en estos días.

Carlinhos Brown.

-¿Se hace difícil la combinación de la música afro-brasileña con las reglas de juego de una orquesta sinfónica, seguramente algo más rígidas? -No, no es difícil. Al contrario. Me encanta la combinación, la mezcla. Por ejemplo, hoy, en el final del ensayo Carlinhos estaba mostrando algunos sonidos electrónicos que él pretende adicionar a esta tendencia sinfónica y me encanta de la misma forma con que me encanta mezclar el chelo con la percusión. No me gusta limitarme a un sólo estilo musical, así como no me gusta “apenas una color”. Me encanta, sí, la riqueza de “las matices”. Mi intención es aprovechar la riqueza de la diversidad que tenemos a nuestro alcance.

«… me encanta de la misma forma con que me encanta mezclar el chelo con la percusión. No me gusta limitarme a un sólo estilo musical, así como no me gusta “apenas una color”.

¡Hay equipo! Jacques Morelenbaum, Caetano Veloso, Gilberto Gil y Ana Carolina.

-En 1995, usted formó el Cuarteto Jobim Morelenbaum, junto a su esposa y Paulo y Daniel Jobim, hijos y nieto respectivamente del legendario Tom ¿Qué siente cuando hace música con su mujer Paula? -Un placer infinito. Me encanta su sensibilidad, su sutiliza, su buen gusto musical. Y me siento un poco incómodo diciendo esto porque estamos casados y parece como si me hiciera, de algún modo, un elogio a mí mismo (suelta una risa contagiosa). Hablando en serio, creo que Paula tiene una inteligencia musical sumamente interesante.
-¿Y podría decir que esa es otra forma de hacer el amor con ella? -Claro. La música es energía puramente creativa, y todo eso es lo mismo que el amor.

-Tanto el tango como la bossa le cantan y le lloran a la mujer; sin embargo, el tango suele ser más lúgubre. ¿Por qué cree que la música argentina tiende a ser más triste que la brasileña? -No tengo “subsidios” para defender a esa pregunta. Yo nací y viví casi toda mi vida en Río de Janeiro, y cuando viajo para aquí, al norte, para Bahía, siento una belleza en el aire y una alegría con la vida, con la luz de Salvador… Es todo muy impresionante para un carioca como yo; la alegría del pueblo es muy clara, muy evidente para mí que llego del sur. Todo eso se refleja en el arte, en la música: la temperatura caliente, los colores vivos y diversos, el ángulo del sol, la incidencia de los rayos solares.
-Una relación directa entre la música y la naturaleza, entre el paisaje de afuera y de adentro… -No tengo la menor duda de que eso es así. Porque la música no es nada más que la vibración de un entorno; el fenómeno musical es el resultado de la vibración de un lugar materializado. Todo es vibración: la luz… La física demuestra que todo es vibración.

«… la música no es nada más que la vibración de un entorno; el fenómeno musical es el resultado de la vibración de un lugar materializado. Todo es vibración: la luz… la física demuestra que todo es vibración.»

-Si tuviera que recomendar dos discos de cualquier época y género, ¿cuáles elegiría? Quiet Nights de Miles Davis y Gil Evans, y la Sinfonía n.º 3 de Brahms. Claro que tengo una lista inmensa de discos que agregaría (ríe).
-¿Y tres películas? Hable con ella, de Pedro Almodóvar; Cidade Baixa, de Sérgio Machado; y Paid, una película holandesa que aún no salió para el público, dirigida por Laurence Lamers.
-Usted que trabajó codo a codo por más de diez años junto a Jobim: ¿Cómo lo recuerda? -Como a alguien de una inteligencia fenomenal, una memoria fantástica, un amor inmensurable por la vida y por la naturaleza, y un talento inigualable.
-¿Qué música escucha últimamente? -Villas Lobos…, y Carlinhos Brown.
-Está como fascinado con Carlinhos Brown. ¿Qué lo seduce tanto de él, además de su música? -Su enorme creatividad, y su gran talento e inteligencia. Es un ser realmente único.

-¿Existe algún lugar donde la música brasileña no sea tan reconocida, o que directamente al público no le guste? -No (rotundo). Toqué en más de 300 ciudad y en más de 50 países y siempre es bien recibida. Claro que esa ha sido mi experiencia personal.
-¿Cuáles son los músicos argentinos que más respeta? -Piazzola. Y me encanta también el bajista que tocó con Pat Metheny, ¿cómo se llama? que ahora me da un blanco…
-Pedro Aznar… -Eso, mi amigo Pedro Aznar. Y me encanta también parte de la obra de Fito Páez.
-La última vez que vino a la Argentina usted dijo: “No nos fuimos y ya queremos volver”. ¿Fue para tanto? -Sí. Me encanta y estoy muy feliz de volver a la Argentina; para mí es uno de los mejores públicos que encuentro en todo el mundo. Es la pura expresión de libertad. Cuando toco allí, y la música se termina, me siento en un estadio de fútbol. Es un público muy afectivo y ferviente.

—————————————————————
*Isha Escribano es cantante, música y compositora; escritora y periodista; médica psicoterapeuta y life coach; conferencista; modelo; instructora de yoga, técnicas de respiración y meditación.

Recibida en la Universidad de Buenos Aires, en 1993, cuenta con más de 25 años de experiencia en psicoterapias y sesiones de life-coach personales y grupales; 20 años de profundo estudio teórico y práctico de Ciencias Védicas; un Fellowship sobre Budismo e Hinduísmo en la Universidad de Cambridge, Inglaterra; conocimientos avanzados de medicina ayurveda y un año de residencia en Clínica Médica en el Hospital Italiano de Buenos Aires.En los últimos 15 años brindó conciertos por todo el mundo, especialmente en Latinoamérica, y les dio cursos y talleres de desarrollo personal a más de 10 mil personas. En las sesiones de terapia, presenciales u online, vuelca y comparte su experiencia de intensa vida personal, su profunda búsqueda espiritual y su mixtura de conocimientos científicos, artísticos y humanistas, provenientes de diversas culturas y corrientes de pensamiento. Suelen ser terapias cortas (generalmente de no más de 8 sesiones, con intervalos de 15 días a un mes), apuntadas a resolver situaciones actuales puntuales. Como periodista y escritora, publicó más de 400 artículos de opinión, crónicas de viajes, ensayos y entrevistas en diversos medios gráficos de la Argentina y el exterior, principalmente entre 2000 y 2005. Su oficio de cronista la llevó a viajar por todo el mundo y a entrevistarse con figuras nacionales e internacionales de los más diversos ámbitos, culturas y tradiciones. También trabajó como columnista en programas radiales y como conductora televisiva en programas de salud. En 2006 fundó Igooh, el primer sitio argentino online de expresión ciudadana (y uno de los primeros de Latinoamérica), con contenido generado por los usuarios y sin moderación previa de comentarios. En 2007 fue nombrada Miembro Titular de la Academia Nacional del Folklore de la República Argentina. En 2008, creó Indra Mantras -el primer proyecto de mantras pop de Sudamérica-, con el objeto principal de popularizar los mantras y elevar los valores humanos en la sociedad por medio de la música y el arte. Su discografía incluye siete discos: -dos de folklore argentino: Por el sendero (2005); y De tierra y viento (2014); -y cinco de Indra Mantras: Niranjana (2008); Living Sessions (2011); Everything is love (2013); Siente (2016) y Canta (2019).Es instructora y fundadora (2001) de El Arte de Vivir en la Argentina. Por razones laborales y personales vivió en Boston y Nueva York (Estados Unidos), Cambridge (Inglaterra), Leipzig y Berlín (Alemania), Zurich (Suiza), Estocolmo y Västerås (Suecia). Además de español, habla fluido en inglés y tiene conocimientos de italiano, portugués, sueco, sánscrito y alemán.Isha es transgénero mujer.Vegetariana. Yoguini.Activista trans. Ambientalista.Nació en Pergamino, provincia de Buenos Aires, Argentina, el 10 de marzo de 1969. •Comenzó su transición de género el 3 de enero de 2019.
—————————————————————