3 febrero, 2020

La sagrada tradición india del canto devocional de mantras

El sangha kirtan es una de las tradiciones más antiguas del mundo, en la cual los nombres divinos son cantados grupalmente en forma de llamada y respuesta

La palabra kirtana, en sánscrito, significa “expresar amor, adoración, glorificar”; y sangha kirtan (o sankirtan, como también se lo llama), podría traducirse como “esta expresión amorosa junto a otros”, o “el canto de mantras en grupo con ánimo devocional”.

Los orígenes del sangha kirtan se remontan al año 1500, un tiempo en el cual se produjo un profundo renacimiento de la espiritualidad en toda la India, aunque hay maestros que señalan que antiguos mantras, como el Om Namah Shivaya o el Om Bhagavate Vasudevaya, se han estado cantando y recitando desde hace más de 10 mil años

Antiguamente, los mantras eran cantados de forma monótona y repetitiva, con un ánimo más introspectivo, con melodías más simples y sin instrumentación.  Los maestros de esa época empezaron a cantarlos para transmitir conocimiento, y también como una forma de pacificar a la constante actividad de la mente. 

Actualmente, el canto de mantras en grupo suele estar acompañado por los típicos instrumentos indios, tales como el tabla, el sitar, el armonio y todo tipo de percusiones (y, en Occidente, no suelen faltar las guitarras y los djembés).

El efecto que produce la repetición de estos sonidos es el de tranquilizar la mente y el de calmar los pensamientos. Y. muchas veces, quienes cantan son transportados a estados más profundos de conciencia y una enorme sensación de bienestar.

Por su fervor devocional, el sangha kirtan suele tener un parentezco con la música Gospel, y su sincera expresión se compara a estados de meditación profunda.

La mejor forma de cantar mantras es en grupo. Y aunque la mayoría de las canciones originales son en sánscrito, también es válido cantar en otros idiomas. Cada canción, en suma, no es más que la expresión de sentimientos que los grandes sabios, yogis y poetas dejaron como testimonio de su amor y unión para toda la humanidad.

Cada canción es una condensación dulce y profunda del Sanātana Dharma, la Sabiduría Eterna, la cual enseña que la esencia del ser humano es divina, y que no somos más que alegría, amor y paz.

Cantar mantras reaviva el amor presente en el corazón de cada ser humano y, cuando este sentimiento despierta, se logra una profunda conexión con el propio ser y con la Divinidad.