16 marzo, 2020

Los 10 “no” fundamentales para vivir una vida feliz

Todos queremos una vida llena de paz, alegría y amor. ¿Pero cómo lograrlo? Estos simples pero efectivos consejos pueden ayudarte más de lo que te imaginas

Todos vinimos al mundo para ser felices y expandir nuestros máximos potenciales. Pero eso no siempre ocurre y, más de una vez, nos preguntamos cómo salir de esa situación.

No se trata de convertir la angustia en euforia. Pero sí, de comenzar a ordenar nuestras vidas en pos de tener más paz, alegría y amor. Siempre se presentarán adversidades, sin embargo, si somos estables física, psíquica y emocionalmente podemos sobrellevar las tormentas con más integridad, sin que las cosas nos afecten tanto.

Los simples consejos que se comparten a continuación pueden serte de gran ayuda a la hora de calmar tu sed de búsqueda de la felicidad.

1. No dudes de tí

El cuestionarse todo demasiado es perjudicial para la salud mental. Pensar y analizarnos de más solo nos llevará a creer en cosas incorrectas, que podrían empeorar si se ejercitan regularmente.

También, recuerda que la fórmula para deprimirte es mirarte todo el día tu propio ombligo. El servicio a los demás ayuda a salir de esa situación de sentirnos el centro del universo.

La vida está llena de desafíos que te harán cuestionar tus habilidades, pero ser fuerte a pesar del obstáculo te ayudará a luchar por tus metas.

2. Suelta el pasado

Enfocarnos constantemente en algo del pasado sin resolución solo contribuirá a generar más dolor y frustración.

Sí, es importante aprender de lo vivido, pero la vida está diseñada para avanzar, no para ir hacia atrás. Es hora de soltar lo que ya pasó.

3. No te compares con los demás

Compararnos con los demás es una de las principales fuentes de angustia, frustración, envidia y enojo. Mirar el jardín ajeno no te dará ningún resultado positivo. Otra cosa es tener la inteligencia para aprender de las experiencias ajenas.

Revela tu propio mito. Si deseas ver cuán lejos has llegado, solo mira para atrás y recuerda dónde comenzó, y luego compáralo con tu estado actual. Al hacerlo, conocerás tus avances y logros en la vida.

4. No te quedes estancado

En la vida hay situaciones en las que incluso las personas más fuertes son derribadas. A partir de ahí, depende de ellos si se quedarán allí o estarán a la altura del desafío.

No te quedes estancado e intenta buscar alternativas y cosas positivas en la vida. Puedes comenzar a hacer algo divertido o productivo, como invertir en un negocio.

Incluso si crees que necesita comenzar desde lo más básico, como leer inversiones para tontos, y crees que tu propio negocio es una pérdida de tiempo, vale la pena arriesgarse y aprender a través de la experiencia.

Sé fuerte y habla con otras personas para que puedas ser feliz y exitoso a largo plazo.

5. No temas el fracaso

Piensa en tus pasiones y no dejes que tu fracaso te detenga. Considera tus fracasos como lecciones y encuentra las formas de aprender de esas experiencias.

Recuerda que eres tu el jefe de tu propia felicidad; por eso, no te concentres en las cosas que te hacen infeliz. Si ya no encuentras la inspiración en el trabajo o el amor, cambia de camino y déjalo ir.

6. No sigas ciegamente a otros

Honestamente, haz lo que tu corazón te dice y sigue tu instinto, ya que es el mejor mentor que podrías tener. Deja de seguir a otros y concéntrate en las cosas que realmente te hacen feliz.

7. No permitas que nada ni nadie estropee tu día

Las cosas desagradables les suceden a todos. Es vital aprender a dejar de lado las cosas triviales, que no nos importan y abrazar las que sí nos importan

Cuanto menos tiempo dediques a pensamientos negativos, más acceso tendrás para eventos más favorables.

8. No ignores ni subestimes las pequeñas alegrías

Todos los días, inevitablemente, nos suceden cosas agradables: un bebé que nos sonríe, un lindo cachorro jugando con nosotros, un clima hermoso, el agua potable que nos es dada, el abrazo de un ser querido, y demás cosas cotidianas mal llamadas “simples” o “pequeñas”.

No des nada por sentado y aprende a valorar esas “pequeñas” cosas. Esto solo cambiará tu vida.  

9. No culpes ni odies

Deja de culpar a las personas por tus desgracias en la vida. Ejercita el perdón, la compasión y la paciencia siempre que puedas.

A medida que maduramos, nos volvemos más sabios. Acepta tus fracasos de la misma manera que abrazas tus logros.

Deja de odiar a las personas y aprende a perdonarlas por sus errores; aprende a aceptar los defectos de los demás. Al permitir esto último, liberarás tu alma de la tensión de las fallas de otros que has estado llevando contigo todo este tiempo.

10. Vivir en el momento presente

Todo el sufrimiento mental es producto de no estar mentalmente en el momento presente. El estrés no es más que una mente oscilando entre futuro y pasado, y viceversa.

Aprende a meditar y otras técnicas de relajación que te traigan nuevamente al aquí y ahora que, en suma, es todo lo que tenemmos.