17 octubre, 2019

Receta casera para preparar leche de almendras

En 3 simples pasos aprenderás a preparar la exquisita bebida vegetal rica en nutrientes, y libre de lactosa, gluten y colesterol

Al igual que las demás leches vegetales, como las de soja, avena y castañas, la de almendras no es técnicamente una leche sino una bebida que se obtiene a partir de moler el fruto seco y mezclarlo con agua para obtener sus jugos.

Por lo general tiene muy buena digestión, es de sabor suave y la puedes endulzar como más te guste. Además, no se desperdicia nada, ya que los restos de pulpa de almendras que quedan en el colador puedes utilizarlos como si fuera harina, para sustituirla en postres como bizcochos, bases de tartas, galletas o magdalenas por ejemplo.

Más allá de que a los nutricionistas o a la industria láctea no le guste el rótulo de leches vegetales -por considerar que confunde a los cosumidores-, lo cierto es que todavía nadie encontró mejor forma de referirse a estas bebidas que, además, reemplazan perfectamente a la tradicional bebida obtenida de la vaca.

 Hacer leche de almendras es lo más fácil del mundo. Sólo son tres pasos.

Ingredientes (para preparar 1 litro de leche de almendras casera):

• Un pocillo de agua natural
• 150 gramos de almendras crudas (peladas, o sin pelar)

Preparación, cómo hacer la leche de almendras casera:

1. Poner todas las almendras en remojo, completamente cubiertas, en un bol de agua tibia durante 2 horas, o durante toda la noche, en agua natural.

2. Pelarlas (optativo). Desechar el agua del remojo. Poner las almendras en una licuadora, más un litro de agua natural. Licuarlas bien. Debe quedar una consistencia suave.

3. Colar. Para colar la leche de almendras se recomiendan las bolsas especiales. Pero no es algo que se necesite si o si. Se puede usar cualquier trapo de cocina viejo, una camiseta de algodón o cualquier pedazo de tela que deje pasar solo el líquido. O una malla, gasa, filtro de café… cualquier cosa que pueda servir para colarla sin dejar escapar ningún grumo. Eso sí, no utilices un colador común, porque también pasarán los restos de almendras. Por último, aprieta bien fuerte para que se escurra todo el líquido. La leche puedes conservarla durante 2 o 3 días en la nevera.

Se puede hacer con el mismo procedimiento en el caso de que quieras hacerte leches de avellana, sésamo, cajú, coco, etc. 

La densidad de las leches vegetales varía con la cantidad de frutos secos o semillas que usemos. Si te gusta más espesa, pueden usar más cantidad que la aquí recomendada.

Endulzantes sugeridos: azúcar mascabo, miel, stevia, extracto de vainilla, azúcar de coco. También puede usar dátiles o pasas de uva (en estos casos se licuan junto con las almendras). 

¡Conoce las 13 increíbles propiedades de la leche de almendras haciendo click aquí!